“Hay que normalizar la AN para elegir nuevo CNE”

0
57
Anúncio
El secretario general del MAS, Felipe Mujica, asegura que existe “un supuesto diálogo” que es la reedición de viejos errores, y recuerda los encuentros en República Dominicana, y los más recientes en Noruega y Barbados, donde solo asistieron los factores polarizados.

Afirma que el diálogo es indispensable para resolver los problemas que originaron el conflicto, porque de allí surgirán acuerdos parciales y posteriormente “un resultado global” pero se requiere de un proceso transparente y plural para transmitir confianza. 

Mujica apunta que el Gobierno no toma medidas para hallar una salida política que conlleve una salida económica y social, y que su propósito es mantenerse en el poder a como dé lugar. En esta lamentable situación, también hay un campo opositor que está dividido y eso le impide tener una estrategia compartida y una dirección que pueda señalar hacia dónde ir. 

Elecciones sin apellido

Anúncio

El dirigente explica que para que una negociación sea exitosa se deben incorporar sectores que estén fuera de los polos y dejar de lado los intereses partidistas. “Hacer algo parecido a lo que se hizo en el año 2002: después del Carmonazo, Chávez dijo que había que establecer mecanismos de comunicación con la sociedad. Esa iniciativa la coordinó César Gaviria, para ese entonces secretario general de la OEA”, comenta.     

Opina que el tema de las elecciones hay que tratarlo sin apellido, ya que cada vez que se le pone uno, comienza la divergencia. Destaca que las reuniones de 2002 aterrizaron en un referendo revocatorio, evento que nunca se presentó como una consideración previa.
“Hay que venezolanizar el diálogo, no puede ser que el gobierno establezca conversaciones con EEUU. Tenemos que buscar una representación completa de la sociedad civil, los partidos, gremios, universidades, entre otros, donde no priven intereses polarizados”.

Movimientos en la AN

Para Mujica la posibilidad de que la fracción oficialista se reincorpore a la AN, puede abrir un escenario para encontrar salidas políticas, como la designación de un nuevo CNE.  

“Normalizar la AN, que también incluye levantar el desacato, brinda la certeza de elegir al máximo órgano electoral como corresponde y sacar del discurso que puede ser elegido por la Asamblea Constituyente, que es un hecho de fuerza”. A partir de ese momento se pueden dar otras garantías que conduzcan hacia “unas elecciones sin apellido”. Allí están las parlamentarias -acota- y se necesitan condiciones básicas para que el país se exprese. Para ello hay una disposición constitucional que establece que las jornadas comiciales deben ser convocados con seis meses de anticipación y es imposible que se elija la AN cuando dice Diosdado Cabello. “Quien convoca por ley, no es el gobierno, es el CNE que imagino no está pensando en eso”. 

Se impone la incertidumbre
“Alegamos que era un error votar por una Asamblea polarizada, el país se negó a colocar 10 o 15 parlamentarios del medio: ni de la MUD ni del oficialismo. Con esos diputados se hubiese creado un panorama de negociación diferente para generar debates y acuerdos”. 

En cuanto a la conformación de la nueva directiva del Parlamento, responde que si se respeta el acuerdo establecido en 2015, la presidencia le correspondería a los grupos minoritarios, de no ser así se puede generar una dinámica incierta. 

Insiste en que hay que restituir esa instancia para elegir el CNE y en una negociación que prospere, que es factible si los sectores radicales se orientan hacia la búsqueda de la salida con un poder electoral equilibrado. Mujica evoca el plebiscito convocado por Pinochet, quien pensó sería ratificado, pero ocurrió lo contrario, y prosiguió una elección presidencial “que nadie veía por ninguna parte”.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí