La justicia como herramienta política

0
12
Anúncio

1.- Unos años antes de “reabrirse” la investigación del Palacio de Justicia, circuló profusamente, buscando exonerar al M-19 de sus crímenes a la vez que se los endilgaba al Ejército Nacional, un libro de la periodista Olga Behar: “Noches de Humo”.

2.- La Revista Semana le dio un buen cubrimiento al libro, el 11 de abril de 2007.

3.- En el caso del Palacio de Justicia, el Tribunal Especial de Instrucción creado para investigar el caso, determinó que los responsables de esa tragedia fueron los miembros del grupo terrorista M-19. No obstante la Fiscalía 4 Delegada ante la Corte Suprema de Justicia, enrumbó sus baterías contra el coronel Plazas Vega.

Anúncio

4.- El proceso dirigido por la Fiscal Ángela María Buitrago en 2007, no le vio importancia a que los hechos correspondieran a 22 años atrás, en 1985.

5.- El 9 de abril de 2007, la Revista Semana gerenciada por Alejandro Santos, sobrino de Juan Manuel Santos, publicó un especial sobre el Palacio de Justicia, en cuya portada aparecía la fotografía a cuadros de un supuesto testigo que aclaraba los hechos del Palacio de Justicia.

6.- Al interior de la revista la crónica en la cual la revista daba por ciertas todas las afirmaciones de un falso testigo: UN EX POLICÍA llamado Ricardo Gámez Mazuera, llevado a declarar mentiras por el cura Javier Giraldo, testimonio ya descartado años atrás por la Procuraduría General de la Nación, pero que la Revista Semana revivía. Calumnias que presentaban al coronel Plazas Vega como responsable de unas desapariciones forzadas y lo consideraban un peligro para la sociedad. Después aparecieron otros falsos testigos.

7.- Los abogados que representaban a las víctimas de tales “desapariciones forzadas”, eran los del “Colectivo de Abogados, José Alvear Restrepo”, uno de ellos Daniel Prado Albarracín.

Este grupo de abogados es conocido en Colombia por sus “ejecutorias”, como la invención de falsos testigos en el caso de Mapiripán, y su eficiencia en conseguir en repetidas ocasiones, condenas multimillonarias contra Colombia en la Corte Interamericana de DDHH.

En julio del mismo año, la Fiscal Ángela Buitrago, ordenó mi privación de la libertad, y en su auto de detención curiosamente trajo argumentos similares a los que la Revista Semana había formulado en su especial del mes de abril con el falso testigo.

8.- El falso testigo Ricardo Gámez Mazuera, SE REFUGIÓ EN EUROPA, y allí permanece impune.

9.- Ocho años y medio me costó comprobar mi inocencia, ante el prevaricato continuado de considerarme culpable sin prueba alguna, cometido por varios fiscales, jueces y magistrados que buscaron a toda costa mi prisión perpetua. Un proceso que, por hechos de 1985, solo se inició cuando salí de la Dirección de Estupefacientes, cargo en el cual, bajo la Dirección de Fernando Londoño Hoyos y el Gobierno de Álvaro Uribe, se dio la más eficiente lucha contra las mafias del narcotráfico, como lo han reconocido en repetidas formas los funcionarios de la DEA y el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí