La ONU considera que la mayoría los 3,7 millones de venezolanos que huyeron del país «necesita protección de refugiados»

0
9
Anúncio

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dijo que «la mayoría» de los 3,7 millones de venezolanos que han abandonado el país a causa de la crisis deben estar amparados por la protección internacional prevista para los refugiados.

Ante el deterioro de la situación en Venezuela, ACNUR ha presentado una nueva «Guía de orientación sobre el flujo de venezolanos«, dirigida a los gobiernos para que éstos no sean deportados, expulsados o forzados a volver a su país, tal como lo establece el derecho internacional para los refugiados.

«Reiteramos nuestro llamamiento a los Estados para que permitan a los venezolanos acceder a sus territorios y que allí reciban una protección adecuada«, dijo la portavoz del ACNUR en Ginebra, Liz Throssell, en rueda de prensa.

Anúncio

Reconoció que la cantidad de personas que abandonan Venezuela es tal que «plantea grandes desafíos porque los sistemas de asilo podrían verse desbordados«.

Según ACNUR, a finales de 2018 unos 460.000 venezolanos habían solicitado asilo formalmente, la mayoría en países vecinos de Sudamérica.

Además reconoce que el éxodo venezolano «plantea problemas complejos» y recomienda que la decisión no se tome «de manera individualizada» sino en forma «de reconocimiento grupal«.

El texto de ACNUR afirma que para ciertos perfiles de venezolanos y venezolanas en situación de riesgo, se aplica la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

«En cualquier caso, la mayoría de venezolanos y venezolanas están en necesidad de protección internacional, de acuerdo con la definición ampliada de refugiado según la Declaración de Cartagena sobre Refugiados de 1984 que se aplica en América Latina. Esto porque su vida, seguridad o libertad se vieron amenazadas por circunstancias que están perturbando gravemente el orden público en Venezuela«, advierte.

Tanto ACNUR como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), han jugado un importante papel en la actual crisis migratoria de Venezuela, que es parte de una severa crisis política, económica y social.

El documento reitera el compromiso de continuar «trabajando con los Gobiernos, otras agencias de las Naciones Unidas y otras organizaciones con las que colabora para responder a las necesidades básicas y de protección de los refugiados y migrantes venezolanos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí