Óscar y Valeria se entregarían a autoridades de EU tras cruzar el río Bravo

0
9
Anúncio

A sólo un kilómetro de distancia del cruce oficial de Matamoros hacia Estados Unidos, la fuerte corriente del río Bravo arrastró los cuerpos del salvadoreño Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Valeria, de un año y 11 meses.

Tania Vanessa Ávalos y Óscar Alberto Martínez Ramírez de 25 años eran una joven pareja que migró de El Salvador para perseguir el ‘sueño americano’.

El 3 de abril, Oscar Alberto Martínez de 23 años, su esposa Tania Vanessa Ávalos de 21 y su hija Angie Valeria dejaron a sus familias en Residencial Altavista, municipio de El Salvador.

Anúncio

Óscar dejó su trabajo en una pizzeria y Tania dejó su trabajo como cajera en un restaurente de comida china para cuidar a su hija, llegaron a México, en donde estuvieron en un albergue de Tapachula, Chiapas por cerca de dos meses. Nuestro país les proporcionó una visa mientras resolvían su situación.

La pareja, junto con su hija Valeria, de un año y 11 meses de edad, habían llegado a esta ciudad mexicana para pedir asilo político en Estados Unidos.

Luego de dos meses sin que los trámites avanzaran y debido al servicio que ofrecían en el campamento de migrantes ‘Puerta México’ decidieron cruzar por el río Bravo a Estados Unidos.

Óscar Alberto nadó a través del río Bravo y puso en la orilla estadunidense del río a su hija, Valeria, y comenzó a regresar por su esposa, Tania Vanessa Ávalos, pero al ver cómo se alejaba su padre la niña se lanzó al agua.

Martínez regresó y logró tomar a Valeria, pero ambos fueron arrastrados por la corriente.

«Cuando la niña se le zafó es cuando él trató de alcanzarla, pero cuando él trató de agarrar a la niña fue cuando se metió más adentro para salvarla, fue cuando ya no pudo salir. Él se la metió en su camisa y me imaginó que él dijo ‘hasta aquí llegué’ y decidió irse con ella», dijo la madre de Óscar.

Miembros de la Secretaría de Marina, de la Policía Estatal y personal de Bomberos, iniciaron la búsqueda de los cuerpos de manera inmediata sin obtener resultados positivos.

Este lunes 24 de junio, a las 10:00 horas, los cuerpos sin vida del padre y de la hija fueron localizados por autoridades estatales, militares y personal de Protección Civil.

El hallazgo tuvo lugar en las orillas del río, entre unas ramas y a unos kilómetros del puente internacional de Matamoros que une esta ciudad con Brownsville, Texas.

Personal de la Unidad General de Investigación inició una investigación y ordenó que los restos fueran trasladados al servicio médico forense para la autopsia.

Enrique Alberto Maciel Cervantes, presidente del Instituto Tamaulipeco del Migrante en Matamoros, dijo que está en comunicación con Tania Vannessa y con el consulado de El Salvador en McAllen, Texas, para determinar cómo se va a apoyar a la familia.

Lamentó la tragedia y pidió a los migrantes que no se metan a las aguas del río Bravo, ya que las compuertas están abiertas y la corriente es muy fuerte. «El río no ayuda, cobra vidas», advirtió.

​bgpa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí